miércoles, 29 de junio de 2011

El mejor equipaje.

Salí de aquel lugar, igual que  llegué, sin equipaje, sin aquellas cosas materiales que siempre me acompaño y que en un lugar de la carretera alguien se las apropio. Esta gente me dio cobijo, me curaron  mis heridas y sobre todo, me dieron algo que llevaba tiempo buscado, alegría, alegría en el rostro de estos niños, casi sin ropa, casi sin nada que comer, pero con una inmensa sonrisa capaz de contagiar al más pesimista que asomara por aquel lugar.
Me voy sin equipaje, si, pero con una lección grabada en mi corazón, que es la mejor valija que a uno le puede acompañar, que poco necesitan para reír.


Málaga 21 Junio 2011








domingo, 12 de junio de 2011

Siento que el tiempo me lo han cambiado.

Bajo la luz de la penumbra, apago el televisor

- Maldito cacharro que no me deja pensar.

Y pienso.
Y mientras pienso, siento.
Y siento.
Siento que el tiempo me lo han cambiado,
o quizás se ha movido, como arenas movedizas bajos mi pies,
posiblemente he cambiado yo y no en tiempo.
Quizás este en un tiempo al que no pertenezco
O quizás, porque no , me he salido yo de el,
como el que se sale de una bañera. Una bañera de agua
muy caliente, en el que uno se sumerge, para quitarse esa
costra de estrés, tensión y angustias que produce algunos días,
que queda en tu piel pagada como un sello. Alza una pierna,
con cuidado de no resbalarte, la desplaza hacia fuera y
ya tienes un pie fuera, la apoya firmemente sobre el suelo,
porque no quiere resbalones ni sorpresas, caerte no gusta, aunque el
suelo sea después quien te ayude a levantar, pero…. quien quiere caerse.
Después inicia la maniobra con la otra pierna, lentamente,
quizás demasiado lento y sin darte cuenta, estas fuera del tiempo,
los dos pies fuera y la bañera vacía, una bañera con un chorro
de agua tibia, pero continuo, quizás demasiado tibia,
quizás demasiado continuo.
El bao de esta tibieza envuelve todo mi cuerpo, resuenas las gotas
en mis oidos, con la inseguridad que da un tiempo en movimiento,
como si de una noria se tratase, nunca sabe que cacharro va ha quedar
en la parte mas alta. Me atrevo a mover las manos, al igual que antes
moví las piernas, y…. cierro el grifo, ¡ corto el agua , la tibieza y el resonar
de las gotas sobre el fondo de una bañera , ahora si esta vacía ¡ .
Ahora pongo el tiempo en su sitio o quizás, ahora si, me he movido
a otro tiempo.

- El resonar de unas gotas me devuelven a la realidad.
Enciendo la tele, ¿ me he quedado dormido o estaba pensando?
Siento el agua caer , me he dejado la ducha abierta.

Pedro se levanta, aturdido por sus pensamientos, sin tener las cosas
claras, pero decidido, entra al cuarto de baño y cierra el grifo. Va a la
cocina, coge su botella de agua y se va a dormir …. Y se repite a si
mismo, como otras tantas veces ¡ quizás mañana el tiempo cambie¡ .
Málaga 09 Junio 2011