jueves, 7 de marzo de 2013

Recuerdos de una infancia


Recuerdos  de una infancia...

…..recuerdo aquella  calle, en la que el bullicio  en sus horas punta hacia acto de presencia, sus personajes danzando sobre ella, algunos  de ellos  luciendo  sus típicas chilabas, aquellos burros en fila, uno detrás de otro, con sus espuertas de alpaca a lomos  cargadas de ladrillos con destino a alguna obra, aquella muralla blanca que dividía la calle del cementerio, las ventanas bajas con sus hojas de madera, aquellas rejas robustas de hierro y en un lugar de la misma,  un pórtico sombrío, con arco de medio punto y
que daba paso al patio, ese patio, que aún hoy día después de algunos años,  tantos recuerdos me trae.
Aquella escalera empinada que subía a casa de Carlos, la casa de Blasinda y más en su interior la casa de mis tíos. Aún recuerdo a mi tío alto y huesudo, especialmente las muñecas de las manos, de la que siempre nos decía que el hueso que allí se alojaba era de una aceituna que se había tragado, rostro enjuto con gafas de pasta y peinado hacia atrás, cruzando el patio camino a su taller  donde , parece que lo estoy viendo, tantas horas dedicaba a sus pájaros y en la confección  de sus jaulitas, más de una vez me puso a lijar palitos para  mantenerme entretenido, yo siempre le preguntaba.- tito así esta bien.- a lo que el me respondía algo que nunca llegue  a entender.- sigue, sigue  hasta que huela a ajo.- . Aquellas dos perras de color negro y canela y que tantas veces tuvieron que soportar mi peso, que no era mucho por cierto, pues mi menudencia era palpable  en aquellos años, sobre sus lomos cuando mi padre me subía  en ellas a horcajadas como si  fuesen caballos.
A mi tía en la cocina, con su nevera de madera, casi artesanal, que enfriaba gracias a  aquella barra de hielo que en su interior  alojaba. Mi abuela, mayor, anciana vestida de negro con la que por desgracia, tan poco tiempo coincidimos en este mundo, la vida no me dio la  oportunidad de conocerla. Mi hermano mayor  en aquella habitación con sus paredes empapeladas con  póster  de personajes  de su deporte favorito, el futbol y
a ratos,  escopeta en mano  corriendo detrás de los pajaritos para convertirlos  en su presa de caza o falta de pájaro, cualquier lata le venia bien,  aquel aljibe, encalado de blanco en el centro del patio, en el que mi hermano menor y yo tanto tiempo pasábamos subidos en el  pendiente de los gatos  que por allí pululaban, nosotros, a falta de escopeta nos conformábamos con piedras y una fatal puntería………son recuerdos  de mi infancia, que como dijo el poeta “mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla y un huerto claro donde madura el limonero” solo que este no esta en Sevilla  y tampoco tiene limonero madurando en un huerto claro,  pero si son de mi infancia  y de un patio,………mi patio, el de mis hermanos, el de mis padres,  mis tíos…. Nuestro patio.

miércoles, 13 de febrero de 2013


14/02/2013 

….. se miro al espejo y quedo prendada de si misma, ensimismada, se vio
 la más guapa, la más bonita, la más bella, la más buena, el centro del universo,
el ombligo del mundo, la más justa….  la mejor
y allí quedo petrificada  con la mirada fija en su propia imagen.
Pasado el tiempo, un  día  abrió los ojos  y vio delante de si su propia realidad,
los años había dejado en su rostro los surcos y las  arrugas propias de la edad,
quedo aterrada, ya no se veía tan  guapa, tan bonita, tan bella,  ni siquiera tan buena y tan justa, el centro de su universo ya no lo estaba viendo delante de si,
entonces….. la ansiedad la invadió,  el corazón  se le  disparo y salió  en busca de aquellas personas que habían estado a su lado y que también tenían rostro, pero que  ella nunca se los vio, la mirada  en el suyo propio se lo impidió.
Corrió  y corrió en busca de aquellos lugares donde un día  les dejo, pero el tiempo no perdona, aquellas personas ya no estaban, el tiempo para siempre se las llevo….
Calló  derrotada  al suelo, la pena  y el desconsuelo se apodero de ella.

Y entonces  comprendió……..

lunes, 11 de febrero de 2013


Nostalgia de aquellos recuerdos........

Aún recuerdo aquella casa en el casco antiguo de la ciudad, 3ª planta de un edificio ya antiguo y que sus propietarios  se resistían en arreglarlos para así forzar a los inquilinos
a que un día lo dejaran y ellos poder especular con el terreno, allí  vivía mi amigo Ignacio y en la que tantas noches  terminábamos de recogida.
Vivía con el padre, redactor jefe  del periódico de la cuidad, su madre  enfermera  en el centro de salud  de la zona y su tía que se encargaba de la labores propias de una casa, recuerdo su cuarto grande  su toca disco y sus  discos de vinilo  de Tableton, Barón Rojo, Triana, Barricada…. Aquella estantería  llenas de libros , el capital de Carlos Marx, las obras completas del  Che Guevara, la Revolución según Lenin , libros que solo unas cuantas librerías   y solo bajo el mas estricto secreto  y clandestinidad  nos hacían  llegar, su mesa de trabajo  con las viñetas siempre critica  con un régimen dictatorial y  corrupto y que tantos arresto le costo,   lista para enviar  al diario local  y alguna caricatura aún sin terminar de algún encargo recibido, y en el centro una gran cama  donde terminábamos durmiendo  transversalmente  más personas de lo habitual  y así  caber todos en ella, en las ocasiones que contábamos con compañía femenina , andábamos todos como buitres  buscando la posición mas cercana a la presa y así  intentar que esa noche  fuese algo mas que dormir  con cinco melenudos harto de cervezas.
Pero había algo que siempre me llamaba la atención, sobre media mañana, la tía, con el máximo sigilo y respeto pagaba a la puerta y preguntaba.
.- Ignacio, estáis despiertos?
.- Si….
.- Cuantos sois – volvía  a preguntar la tía.
Ignacio, con la voz propia de una noche  movida,  le contestaba el numero de personas que esa noche habíamos pernoctados en aquella habitación,  y ya a esta mujer no se volvía a escuchar asta pasados unos minutos que con el mismo sigilo  y cuidado volvía a golpear la puerta  y nos comunicaba que el desayuno ya estaba listo, al rato abriendo la puerta que daba directamente de la habitación al salón,  aparecíamos  casi todos con melenas , algunos con barba, otros solo con el bigote,   pantalones vaqueros, camisas anchas , pañuelos o bufanda al cuello y casi todos con bolsa de costado… en la mesa grande del salón nos encontrábamos , vaso de leche caliente, cola cao, tostadas, mantequilla , alguna que otra bollería, etc… lo que nunca  había eran preguntas , ni de la madre , la tía, ni siquiera el padre con  ese aspecto mezcla de  duro y bonachón, desayunábamos, nos despedíamos  y asta la próxima noche que el destino nos llevara hasta aquella casa y  aquella familia que tan buena  acogida siempre  nos daban.  

miércoles, 29 de junio de 2011

El mejor equipaje.

Salí de aquel lugar, igual que  llegué, sin equipaje, sin aquellas cosas materiales que siempre me acompaño y que en un lugar de la carretera alguien se las apropio. Esta gente me dio cobijo, me curaron  mis heridas y sobre todo, me dieron algo que llevaba tiempo buscado, alegría, alegría en el rostro de estos niños, casi sin ropa, casi sin nada que comer, pero con una inmensa sonrisa capaz de contagiar al más pesimista que asomara por aquel lugar.
Me voy sin equipaje, si, pero con una lección grabada en mi corazón, que es la mejor valija que a uno le puede acompañar, que poco necesitan para reír.


Málaga 21 Junio 2011








domingo, 12 de junio de 2011

Siento que el tiempo me lo han cambiado.

Bajo la luz de la penumbra, apago el televisor

- Maldito cacharro que no me deja pensar.

Y pienso.
Y mientras pienso, siento.
Y siento.
Siento que el tiempo me lo han cambiado,
o quizás se ha movido, como arenas movedizas bajos mi pies,
posiblemente he cambiado yo y no en tiempo.
Quizás este en un tiempo al que no pertenezco
O quizás, porque no , me he salido yo de el,
como el que se sale de una bañera. Una bañera de agua
muy caliente, en el que uno se sumerge, para quitarse esa
costra de estrés, tensión y angustias que produce algunos días,
que queda en tu piel pagada como un sello. Alza una pierna,
con cuidado de no resbalarte, la desplaza hacia fuera y
ya tienes un pie fuera, la apoya firmemente sobre el suelo,
porque no quiere resbalones ni sorpresas, caerte no gusta, aunque el
suelo sea después quien te ayude a levantar, pero…. quien quiere caerse.
Después inicia la maniobra con la otra pierna, lentamente,
quizás demasiado lento y sin darte cuenta, estas fuera del tiempo,
los dos pies fuera y la bañera vacía, una bañera con un chorro
de agua tibia, pero continuo, quizás demasiado tibia,
quizás demasiado continuo.
El bao de esta tibieza envuelve todo mi cuerpo, resuenas las gotas
en mis oidos, con la inseguridad que da un tiempo en movimiento,
como si de una noria se tratase, nunca sabe que cacharro va ha quedar
en la parte mas alta. Me atrevo a mover las manos, al igual que antes
moví las piernas, y…. cierro el grifo, ¡ corto el agua , la tibieza y el resonar
de las gotas sobre el fondo de una bañera , ahora si esta vacía ¡ .
Ahora pongo el tiempo en su sitio o quizás, ahora si, me he movido
a otro tiempo.

- El resonar de unas gotas me devuelven a la realidad.
Enciendo la tele, ¿ me he quedado dormido o estaba pensando?
Siento el agua caer , me he dejado la ducha abierta.

Pedro se levanta, aturdido por sus pensamientos, sin tener las cosas
claras, pero decidido, entra al cuarto de baño y cierra el grifo. Va a la
cocina, coge su botella de agua y se va a dormir …. Y se repite a si
mismo, como otras tantas veces ¡ quizás mañana el tiempo cambie¡ .
Málaga 09 Junio 2011

sábado, 30 de abril de 2011

Ayer me levante sobre las cuatro...

Ayer me levante sobre las cuatro de la madrugada, me asomé a la ventana y hay algo que siempre me ha fascinado tremendamente, es ver como detrás de muchas ventanas, se deja entrever luz, es algo que puede llegar a ser intrigante a la vez que misterioso. ¿ Que ocurrirá detrás de estas ventanas? , ¿cual será el motivo para que estén levantado a estas horas?, puede que en algunas se estén preparando para ir a trabajar, o quizás acaba de llegar de una larga noche de juerga con algún motivo de celebración, ¿que motivo será ? , estarán desvelados por algún problema , ¿ que problema será ?, abra fallecido algún familiar, algún amigo o quizás hallan terminado de hacer el amor y se han levantado por agua a la nevera , o se están duchando, o simplemente viendo la tele. Que ocurrirá detrás de esta ventana , y detrás de aquella y de la otra, que motivo habrá detrás de todas estas ventanas que se ve luz., alguna mujer llorando como consecuencia del un mal trato, alguna madre llorando por el hijo perdido, algún marido llorando por la mujer fugada , alguna mujer desvelada por la infidelidad de su marido, alguna hija sin sueño por los males de amores de la adolescencia , algún niño sin poder dormir, con el sueño robado por los ojos de una joven. Que ocurrirá.Cuando te levantes de madrugada , desvelado por algún problema, que aquí no vamos a contar, porque si no, como hemos comentado al principio, dejaría de ser algo misterioso y fascinante, sal al balcón y …. amores o desamores , alegrías o desgracias , aventura o desventuras , ¿que mantiene luz en estas ventanas?.



En quella ventana del tercero

En aquella ventana del tercero, se dejaba ver una luz mortecina que dejaba el pasillo sumido en una penumbra, aquella lámpara medio rota, sin cristal y casi caída , era la responsable de la luz que por estos lares repartía, entre aquella luz lúgubre y sin brillo se dejaba ver unos muebles no muy antiguos pero sucios por la dejadez ,en la encimera aún estaba el casillo con el que se había calentado agua no hacia mucho, el azucarero estaba en la mesa que había situada en una esquina de la cocina y la cucharilla , con signos de haber sido usada, rondando el plato donde reposaba una taza de tila y a su vera, sentada, una mujer con sus prendas echas jirones, destrozadas y maltratadas como su vida , con la cara marcada por los golpes recibidos e intentando que aquél brebaje que se había preparado le tranquilizara, le diera una paz que hacia un momento, la misma persona que un día le juro ante un altar y un señor representante de no se que estamento que une para lo bueno y lo malo , no se si lo malo se refiere a esto, amor eterno y que en sus brazos la levanto para pasar por la misma puerta que esta luz apenas dejaba ver ,o quizás nadie quería verla ya , aquellas manos que un día la hicieron estremecer , estas manos que caricias tras caricias la hicieron gozar , estas manos que fue la que tantas veces le ayudaron a caminar , ahora eran las mismas que la utilizaba como un saco o un sparing para el poder desahogar a golpes las frustraciones , el vacío y la demencia de un hombre que las leyes eclesiástica, jurídica, etc. etc…… le llama marido. Esta mujer esperando que aquella taza de agua hirviendo con unas yerbas le dieran la fuerza suficiente para poder tomar una decisión que no sabia a donde la podían conducir.

Fuera de esta cocina, el silencio lo rompía los ronquidos de la persona, que con la misma fuerza que había desatado momentos antes la peor de la humillaciones ,con la misma virulencia que había golpeado a aquella persona , a la que seguro después le pidió perdón , como si el perdón fuera cosas de palabras que se piden y se dan, roncaba placidamente, a pierna suelta , con la tranquilidad y el gozo del deber cumplido. Al lado en la habitación contigua, llenas de juguetes propios de un niño de tres años , dormía ajeno a toda esta situación , el fruto de una de tantas noches de pasión vividas y posiblemente uno de los motivos por lo que aquella mujer aguantaba situaciones de vejación continua.

La luz de la ventana se mantuvo toda la noche , en espera de la fuerza suficiente para tomar la decisión que llevaba mucho tiempo dándole vueltas a la cabeza , no , no me golpearía más.